domingo, 6 de agosto de 2017

NOTOC, radiación y dos noches sin dormir

El 13 de julio volaba desde Zurich hasta Bruselas en una serie de rotaciones que tenía previstas para consolidar mi formación como instructor del CS-100/300. El vuelo se efectuó sin problemas y los miembros de la tripulación disfrutamos de un viaje tranquilo. Lo mismo sucedió con los demás vuelos programados para ese día y para el siguiente. Nos despedimos al finalizar la rotación y nos dispusimos a disfrutar de unas merecidas vacaciones. Ya han pasado tres semanas de eso. Hace dos días recibí una llamada inquietante desde la sede de la compañía. Una voz femenina quería hablar conmigo sobre un incidente ocurrido precisamente en nuestro vuelo a Bruselas. La voz me informa de que se está intentando contactar con todos los tripulantes y pasajeros del vuelo porque ha existido una fuga de radiactividad. En ese momento me quedé estupefacto, ojiplático y boquiabierto. No acertaba a decir nada medianamente inteligente, tan solo algún ¿pero qué me cuenta? ¿como? ¿cuando? Mientras la voz continuaba con una serie de vagas explicaciones mi cabeza ya iba tan rápido que no podía entender con claridad lo que me decía. Para terminar la voz al otro lado del teléfono me conminaba a visitar el centro médico de la compañía al tiempo que me aseguraba que la dosis recibida era mínima y que no había por qué alarmarse. Creo que lo primero que vino a mi mente cuando colgué al auricular es la película del submarino K-19.

Mercancías peligrosas (Dangerous Goods)

Las mercancías peligrosas se definen como aquéllas que pueden ser peligrosas para la aeronave y/o sus ocupantes si se transportan, por lo que deben prohibirse o transportarse únicamente cuando están sujetas a restricciones específicas en relación a su embalaje, cantidad transportada, ubicación, etc.

En el Anexo 18 de la OACI al Convenio de Chicago, trata de todos los aspectos del tema relativo al transporte seguro de mercancías peligrosas por vía aérea. En general, establece los principios generales que determinan si los artículos son aceptables para el transporte aéreo. Una de las Normas aplicables exige que las Mercancías Peligrosas se transporten únicamente de conformidad con el Doc 9284 de la OACI, "Instrucciones Técnicas para el Transporte Seguro de Mercancías Peligrosas por Aire", que generalmente se conoce como "Instrucciones Técnicas". Las Instrucciones Técnicas amplían las disposiciones básicas del Anexo 18 y contienen todas las instrucciones detalladas necesarias para el transporte internacional seguro de mercancías peligrosas por vía aérea. Dichas Instrucciones Técnicas contienen un conjunto completo de requisitos que se basa en una clasificación de mercancías peligrosas e incluye una lista de todas las definidas y su autorización o no para ser transportadas.

España (...y Suiza), como estados contratantes están obligadas, de conformidad con el Anexo 18, a disponer de procedimientos de inspección y ejecución que garanticen que todas las Mercancías Peligrosas sólo se transporten cumpliendo plenamente con los requisitos establecidos. Al exigir la aplicación de la legislación nacional apropiada, este sistema garantiza el control gubernamental sobre el transporte de mercancías peligrosas por vía aérea y prevé una armonización mundial de las normas de seguridad.


¿...y en que quedo la historia?

Puesto al habla con el comandante de la aeronave y con el centro médico de la compañía acabamos de aclarar el asunto. Las muestras radiactivas fueron enviadas por vía aérea con pasaje, porque eran de muy baja intensidad e iban encofradas (aunque por lo visto no bien herméticas). Eran de tan baja intensidad que ni siquiera se notificó al comandante con un NOTOC. Un NOTOC (Notice to Capitain) es un formulario usado para notificar al piloto de la aeronave sobre cuál es la naturaleza de las mercancías peligrosas que se van a cargar, es decir, la denominación oficial de embarque. (El nombre por el cual reconocemos a la mercancía peligrosa). La cantidad que se va a cargar en la aeronave - número y cantidad total neta de Mercancías Peligrosas. La localización exacta de las mercancías peligrosas, la información debe incluir la identificación específica de la ubicación, incluyendo en su caso el contenedor, el palé o la ubicación del dispositivo de carga unitaria "ULD". Además de esto, el NOTOC debe de incluir información específica sobre qué hacer en caso de emergencia, incluyendo una emergencia en vuelo. Esta información debe estar disponible a bordo de la aeronave y debe ser conocida por la tripulación de la cabina de vuelo. El NOTOC debe ser presentado al Capitán (al menos 45 minutos antes de la salida). Con esto se permite al Capitán aceptar, vetar o plantear preguntas sobre la carga. El Capitán podría rechazar las Mercancías Peligrosas si por ejemplo el NOTOC no es entregado al Capitán en el tiempo requerido. O por ejemplo, si la copia proporcionada no es la copia original, o si la ubicación correcta dentro de la aeronave no es correctamente notificada dentro del NOTOC.

Los cálculos del centro médico suponían los mayores niveles de radiación en la primera fila de asientos. Casi encima de la carga (distancia "d" en el gráfico).

Estos cálculos dieron un total de 4 μS (micro-sievert) para un tiempo de vuelo desde ZRH a BRU. Esta radiación es prácticamente el doble de la que se recibe en un examen médico rutinario. Como se sabe, la radiación decrece con el inverso del cuadrado. En física la ley de la inversa del cuadrado, ley cuadrática inversa o ley del cuadrado inverso de la distancia, se refiere a los fenómenos físicos cuya intensidad es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia al centro donde se originan. La radiación ionizante y la luz siguen esta Ley. Algo que aprendimos cuando éramos niños e intentábamos proyectar con nuestro Super-8 al doble de distancia para agrandar la imagen al doble, pero lo que conseguíamos era que la intensidad luminosa decreciera cuatro veces y casi no se viera la peli.

La intensidad se hace cuatro veces menor al doble de distancia y 8 veces menor al triple. Esto es lo que se conoce como Ley cuadrática inversa.

En el diagrama del avión se puede ver que la distancia ("D") a la que yo iba sentado es más del doble de los cálculos hechos para la primera fila de asientos. Solo para poner las cosa sen perspectiva, volar en general es malo. Tan malo como pueda ser ponerse al sol a tostarse en lo alto de una montaña. En un vuelo desde Frankfurt a Tokio, la exposición a la radiación es del orden de 60 μSv (cuando se vuela en latitudes bajas, alrededor de la India), pero sube a más de 100 μSv cuando se vuela sobre el polo donde el campo magnético terrestre es menos protector. Así que en relación los 4 μSv pueden considerarse inofensivos. Por lo tanto, desde el punto de vista de la salud el evento se ha considerado inofensivo. La compañía quiso  informar con antelación a los implicados, porque estaba preocupada de que los medios de comunicación pudieran abordar el tema de forma inapropiada. Lo que no es de recibo, según mi opinión, es que los encargados de notificarlo no sean capaces de hacerlo de forma comprensible y sin causar alarma. En mi caso esto han sido dos noches muy preocupado y sin dormir (pensando que emitía luz verde en la oscuridad como mi reloj) hasta que se aclaró que lo sucedido es como si nos hubiéramos hacho una radiografía gratis :)

Post relacionados: 


3 comentarios:

  1. Manolo:

    Cuidado, pues a ver si ahora, expuesto a esa radiación ("mordido por un avión radioactivo") adquieres superpoderes, y ya sabes, un gran poder conlleva una gran responsabilidad... Ve pensado en un nombre molón ("¿superpiloto?") y en la doble identidad.

    Coñas aparte, independientemente del daño potencial para la tripulación y los pasajeros, esa radiación ¿no podría afectar igualmente a los equipos de avión?
    Un saludo (blindado con plomo).
    Pablo.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Jajaja, mi sobrino pequeño ya me llamaba Frankfurtman por el tiempo que me tiraba en aquella ciudad dando instrucción :D

      Eliminar